viernes, 25 de diciembre de 2009

-We Wish You


“Que no digo que no me importe, no me malinterpretes, sólo digo que no tiene la importancia que quieren darle, quiero decir, ya sabes, un niño que se muere de hambre en Etiopía el 25 de Diciembre no está bien, para nada, pero, a quién va a importarle, me entiendes, sí, porque a ver, al fin y al cabo el árbol está lleno y Papá Noel sigue gordo. Y tú, en fin, tú eres tú, con tus nike y tus phoskitos , sabes lo que quiero decir, qué mas da”.
¿Qué le dirías a Obama si lo tuvieras delante ahora mismo, que es Navidad?

Alex, 23 años: Yes, we can.
Rosa, 21 años: No sé, algo como que me cae bien, pero que su país es una mierda, ¿no?
Eduardo, 14 años: Que qué pasa con Irak, ¿hay guerra todavía allí?
Miranda, 19 años:  Bua, déjame en paz, no tengo ganas de pensar.
Inés, 12 años: ¿Es el que mató la mosca en la tele? Fue gracioso.
Javier, 13 años: Calla Inés, no tienes ni idea, no la hagas caso, yo le diría que no tenía que haberse dejado fotografiar  con las hijas de ZP.
Alfonso, 42 años: Estados Unidos necesita un Obama, el mundo necesita un héroe.

“A ver, y si te digo la verdad, no me cambiaría por él, menudo marrón tiene encima, le dan el nobel sin haber hecho nada por la paz más que guerra. No sé si me explico, él dijo que la guerra a veces es necesaria para conseguir la paz, pero eso es querer silencio a tiros, un muerto no puede quejarse, no puede replicar, pero haberlo matado para lograr ese silencio no está bien. El fin justifica los medios, a veces, con la paz no, la guerra no es medio para lograr el fin, la paz. Pero el nobel, a él. No me gusta, la verdad, es injusto, el párroco de mi barrio merece la Luna envuelta en papel albal si él recibe el nobel, sabes lo que quiero decir, ¿no?”

¿Te gustan las navidades?

Alfredo, 27 años: Me gustaban más cuando era niño, ahora son un apuro para el bolsillo.
Adolfo, 21 años: Sí, a ver, no están mal, me gustan, lo de que en el Corte Inglés empiecen a finales de octubre ya no tanto, pero la Navidad está guay, hay regalos y cenas en familia.
Isabel, 22 años: Sí, no voy a clase, hay luces y frío, molan.
Inés, 12 años: ¡Claro! Vienen mis abuelos y traen muchos regalos y hay mucho dulce en casa.
Fidalgo, 35 años: No demasiado, prefiero las vacaciones de verano, pero son vacaciones al fin y al cabo, a nadie le amarga un dulce, así que sí, no es que no me gusten, no me disgustan, eso es.

“Estudié toda la vida en colegios de curas y monjas, ¿sabes?, y las navidades eran la celebración del cumpleaños de Cristo, así que teníamos cosas religiosas que hacer, como ir a misa y cosas así, no me gustaba nada, la misa en sí, pero las Navidades sí, mis padres me obligaban a rezar todas las noches, hablar con Dios y con Cristo como decían ellos, y si celebramos el cumpleaños de cualquiera de la clase, por qué no de Jesús con quién compartía un rato cada día, ¿no?. Pero los ateos, no es que me meta con ellos, que en su derecho están de no creer en nada, pero, es una fiesta religiosa, sabes lo que quiero decir, entonces, ellos, con el tiempo, han logrado que se les reconozca como fiesta. Es decir, que ha pasado de ser una fiesta confesional a una fiesta comercial para todos. No está bien, joder, no, que no es que quiera las navidades para los creyentes sólo, no, cuantos más de vacaciones mejor, pero es que luego se ríen de mí por ir a misa, coño, y tienen la cara de disfrutar de las vacaciones de navidad como yo. No, no es justo. Debería ser de otra manera, tener su propia fiesta atea, o yo que sé”

¿Te consideras a ti mismo una persona tolerante?

Miguel, 19 años: sí, soy tolerante, claro, mientras me respeten.
Asunción, 26 años: Sí, soy tolerante, o por lo menos lo intento.
Julio, 14 años: Sí, sí, me gusta que los demás sean tolerantes conmigo, así que lo soy.
Cristina, 11 años: Sí, claro que sí, ¿no?
Víctor, 20 años: Sí, sí, siempre y cuando lo sean conmigo.

“No, mierda, no soy tolerante, y me gusta que lo sean conmigo, pero es que no lo soy por mucho que me esfuerce. Ser tolerante significa aceptar las cosas y pensamientos de los demás aunque sean contrarias a los míos, y eso está bien. Pero es que ser tolerante hoy en día no es eso, la tolerancia se confunde con la pasividad, y yo no soy así. Porque si una mujer es golpeada por su marido en su casa, y yo no lo sé, ¿lo tolero porque lo desconozco?, ¿o lo permito porque no me preocupo en conocerlo?, no, si eso es ser tolerante no soy tolerante. Porque me gustaría que el teléfono del maltrato fuera mi número de móvil e ir allí donde esté ese hombre y romperle la mandíbula con un pisapapeles.  ¿Es eso ser tolerante? No, pero no puedo ser pasivo ante ello. No me sale. Vale, que sí, que estoy pecando de demagogia, que la tolerancia en supuestos así no existe, pero, entonces, ¿por qué existen esos supuestos? Porque los permitimos, porque sí, porque somos sociedad, y como sociedad somos colectividad, y mientras algo no atente contra nosotros, ahí estamos, dejándolo coexistir con nuestra sociedad. No, mierda, no soy tolerante. Si no piensas como yo no me gustas, si piensas como yo tampoco, para eso ya estoy yo, no me explico, ya lo sé, pero es que, es Navidad, y ese niño etíope se muere, y yo no quiero tolerarlo, pero qué puedo hacer, si lo único que hago es sentarme a jugar a la play para olvidarme, qué voy, a irme a Etiopía a llevarle un bocata de jamón, joder, seamos realistas, somos tolerantes porque no nos queda otro remedio, porque no queremos otro remedio. Somos así”.

8 comentarios:

Ankara dijo...

*Yo a Obama le diría que no se haga ilusiones, que no va a conseguir nada. Y no es que yo sea pesimista. Es que él es humano.

*Las navidades. No. No me gustan. Y creo en Dios más de lo que creo en todo lo demás. Pero no, las navidades no me gustan. Empezando por los villancicos, las luces de las calles, los regalos impuestos, etc y llegando hasta la raíz en sí de la fiesta, que ni siquiera me convence
(http://www.elmundo.es/especiales/2009/12/navidad/contra/tradiciones/index.html).

* Tolerante. ... Si, creo que lo soy. Pero entendiendo tolerante como respetar las opiniones de los demás siempre y cuando no hagan daño a terceros. Lo he entendido mal o tú ahí implicas que ser tolerante sería respetar que el tío pegue a su mujer? Porque eso no es ser tolerante. Eso lo único que significaría es que te has convertido en otro mangante del s.XXI. Uno de esos que plagan nuestras calles y que dejan que todo les resbale, que sólo les importa lo suyo, ni siquiera loS suyoS. No. Lo suyo. Egoistas, egocéntricos, superficiales e imbéciles.
Yo creo que tolerante se aplica más a pensamientos que a acciones, y si se refiriese a acciones, ser tolerante significaría hacer algo si se puede. Que si yo veo a un tío amenazando a su mujer por la calle no pase de largo, no lo tolere. Cosas así. No sé. En realidad ni siquiera sé qué estoy diciendo.
Y si el número del maltrato fuese el mío, no iría y le pegaría. Haría un zulo de un metro cuadrado, sin luz y le metería ahí el resto de su vida. Porque una vida sufriendo duele más que una paliza. Para mi gusto, claro está. (Y el mismo argumento utilizo para no estar a favor de la pena de muerte, lo digo ya de paso)

Con lo que no soy tolerante es con la gente que tiene en sus manos el poder de que ese niño no pase hambre y aún así lo deja pasar. Con eso no soy tolerante, pero es que no ser tolerante con ellos no significa que no se sea tolerante es que se es tolerante en el buen sentido. ¿?

Y con semejante diserción ya se me va hasta el hilo de pensamiento. Así que mejor cierro ya el chiringuito.

Ana, 21 años.

Jime dijo...

Y si, yo tampoco soy tolerante y también me gustaría romperle la mandíbula a todos esos, pienso lo mismo que tú de la Navidad y bueno pues es obvio que Obama no logrará nada!
Besitos!

Andrea dijo...

Obama, parece buena persona. Me informé sobre su vida, y lo pasó un poco mal, pero con mucho esfuerzo y sin imaginarlo, llegó a donde llegó.
No sé si logrará algo, pero, es una posición un tanto complicada, la verdad. Lo que está claro es, que para llegar a la paz, no hay que pesar por la guerra, es un completo pecado decir, que para llegar a la paz, hay que pasar por la muerte de miles de hombres, es un completo pecado. La paz se consigue inteligentemente con amor, pero de un cierto modo, que no sabría explicar.
Y la Navidad, pues, lo mismo, como religiosa que soy, inculcada por mi padre, pues digamos, que al llegar la Navidad, me alcanza hacia mi olfato un olor ah...
¿Billetes? mmm sí, billetes, comprar, comprar, comprar, comprar.. Que yo sepa no se trataba del dinero, era el cumpleaños de el padre de la HUMANIDAD.

¡Un besazo!

Andrea, 14 años.

pecadocapital79 dijo...

Que si primo, que si, una vez me plagien asi que? lo denuncio y viene de argentina o de chile a un juicio o que?

O me manda contrarembolso lo que me toque por ser el autor.

Yo simplemente quiero que no me plagien y punto, no voy a ir a cadiz capital que por otro lado soy de pueblo y me coge a mas de hora y media a amar mi poesia y hacer cuadernitos.

Agradezco una barbaridad tu consejo y sabes que te aprecio mucho, la molestia tomada doblemente es un gesto de generosidad por tu parte pero no va conmigo tanto ajetreo, solo quiero escribir y luego irme a dormir tranquilito por ejemplo.

Un abrazo amigo.

Francisco Lechuga Mejia Due® dijo...

paso de rapido mi hermanito, la verdad es que no te leì, pero si te envio un fuerte abrazo...luego regreso

Enrique... dijo...

Enrique, 15 años: no le diría nada, quizà lo matarìa y le darìa su cadaver a quien quisiera! ¿"le dan el nobel solo por ser "negro"?"

No me gustan las navidades, son religiosas (y yo no soy religioso), solo ayuda a crecer mas al capitalismo, mas bien, es capitalismo.

Yo no puedo juzgarme a mi mismo, quizà me perciba como alguien tolarente, si, sino lo fuera estarìa muerto por defender los abusos politicos a indigenas y campesinos, y a millones de personas mas.

No hay camino a la paz, la paz es el camino. (:

saludos! otra entrada muy buena!

Enrique... dijo...

tolerante* jeje

Francisco Lechuga Mejia Due® dijo...

A Obama le diría que te conozco y que eso si vale, no su premio adquirido por mas votos que su presidencia... ¿tolerancia? carajos, qué palabra y además serlo, no digo que no, ¿pero cómo tolerar la falta de oportunidades?, ¿cómo tolerar que un tipo que no tuvo oportunidades te ponga un arma en la cabeza para pedirte del peor modo lo que llevas en las bolsas?, carajos, tolerancia; que palabra... y lo pienso de nuevo y al negro le diría, conozco a Lázaro ¿te basta?